La importancia de la saliva

La importancia de la saliva

No es realmente un tema común escuchar hablar a la gente, pero es algo que casi siempre está allí, trabajando detrás de escena para que su vida sea más fácil y mejor. Muchas personas que sufren de sequedad de boca acrónica tienen historias de horror sobre lo terrible que es vivir con poca o ninguna saliva. Después de todo, cuando comienzas a pensarlo, gran parte de lo que hacemos todos los días es gracias a nuestra saliva. Hablar, comer, tragar y mucho más requiere una saliva adecuada para funcionar correctamente.

¿Qué es la saliva?

La saliva es una mezcla que es secretada por muchas glándulas salivales en la boca. Hay tres tipos de saliva que se excretan: serosa (acuosa), mucosa (espesa) y mixta. Las diferentes glándulas salivales producen diferentes tipos, y cada una contribuye al líquido general que llamamos saliva. La mayor parte de la saliva en la boca está compuesta de aproximadamente 98% de agua, y el resto consiste en agentes tamponantes y mineralizantes, moco, enzimas digestivas, compuestos antibacterianos y antibióticos, electrolitos y glucoproteínas.

¿Alguna vez has notado que cuando tienes mucha hambre y piensas en la comida, se te hace agua la boca? Esto se debe a que la digestión previa comienza en la boca y es tan importante que solo pensar en la comida puede encenderla. El aumento de la salivación asegura que tan pronto como los alimentos lleguen a la boca, se mezclarán con enzimas digestivas, descomponiendo almidones y grasas.

Funciones de la saliva

Las 4 funciones principales de Saliva que son de importancia clave –

  1. Tamponamiento: Constantemente baña los dientes en minerales cruciales que amortiguan el pH en la boca. El pH bajo (ácido) es responsable de las caries ya que los minerales de los dientes se disuelven en ambientes ácidos.

  2. Lubricación: La saliva protege la mucosa oral (tejidos orales) del daño mecánico al hablar, comer y tragar.

  3. Propiedades antibacterianas y antibióticas: Las acciones inmunológicas específicas (IgA) y no específicas (lisozima, lactoferrina, peroxidasa) en la saliva ayudan a prevenir la acumulación de microorganismos en la boca.

  4. Enzimas digestivas: Ayuda en la digestión de carbohidratos y grasas a través de su exposición a enzimas salivales.

Consulte a su dentista para recibir atención

Asegúrese de beber suficiente agua durante el día, y esta es una declaración que los médicos y los dentistas han repetido innumerables veces, por lo que es una declaración que debe tomarse en serio. El dentista le indicará que se cepille y use hilo dental con regularidad, y que se someta a un chequeo regular, para detectar un problema potencial temprano. Además, un dentista le indicará que evite los alimentos ácidos o picantes y salados, ya que pueden irritar aún más la boca, hasta dejarlos secos.